Gracias por el asombro

¿Cómo escribir de alguien que representó, para mí y para tantos, un conducto a la felicidad tan seguro como el cielo, el aire o los mil y un pájaros que salían de su pluma? ¿Cómo hacerle honor, con palabras, a quien fue la artesana de tantas imágenes perfectas, pulidas como piedras de río? ¿Cómo contarles, a quienes no conocieron a la inusitada Mary Oliver, la conjunción imposible de maravillas que vivían en su poesía?

Hoy no puedo, ya podré. El corazón necesita reposar en su recámara, dejar que las aguas agitadas por la pena se calmen, que la mente haga las paces con la orfandad flamante, que la vida continúe sin ella. Hoy no puedo, ya podré.

En su lugar, comparto (abajo) un perfil que escribí hace muchos años, en otro tiempo y espacio, intentando rendir tributo al regalo que era ella, su música, su mirada, su amor salvaje por el mundo.

Quienes saben de mi amor por ella muchas veces me preguntaron por qué no procuraba entrevistarla (no daba entrevistas, salvo milagros), ser su traductora, acercarme de una u otra manera. Lo cierto es que nunca me hizo falta. Me colmaba saberla ahí, atravesando el bosque a solas, con la libreta pequeña embutida en el bolsillo, enmudeciendo por horas a la espera de aquel ciervo, conversando con las ranas del estanque, cambiando cualquier galardón por un atisbo más de ese zorro gris.

Hoy no hay palabras, no hay citas, no hay poesía. Solo esta inmensa gratitud que me abre el pecho al medio y me roba el aliento. Ella y sus lunas, sus zorros, su alma abismal.

4 comentarios sobre “Gracias por el asombro

  1. Intuyo tu dolor porque aprendì a amarla gracias a vos Fabiana y a todo lo hermoso que siempre nos entregas.Yo también experimento gratitud hacia ella y hacia vos que fuiste el instrumento que la acercò ami corazón donde estarà por siempre.Gracias,gracias.

  2. Querida Fabi, hago eco de las palabras que escribió Quequi y agradezco tu generosidad de acercarnos a alguien con tanta conciencia. Celebro que el asombro continúe entrelazando espiritus inquietos.
    Te abrazo con el corazón, Fer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *