Lo que florece

Domingo de asombro: Lo que florece

Lo que florece

¿Qué es el impulso evolutivo, y cómo se manifiesta en la vida de las personas? ¿Puede el reverdecer de la primavera ayudarnos a evocar esa fuerza primigenia?

Para ver el evento online, haz click aquí.

También por Zoom: ID 824 4823 8693

Facebook Live, ingresando a la página de Facebook de Vivir Agradecidos.

Si al acceder no encuentras la transmisión en vivo, haz clic donde dice «Videos» en el costado izquierdo de la página.

VER FOGONES ANTERIORES: en la sección de VIDEOS.

El mundo como espejo

Domingo de asombro: El mundo como espejo

El mundo como espejo

Todos tenemos una visión mítica del mundo de la que no somos del todo conscientes: el mundo como campo de batalla, el mundo como trampa, el mundo como Amado, el mundo como otro yo. De cada visión nace una forma de ser y de actuar. ¿Cuál es la tuya?

Para ver el evento online, haz click aquí.

También por Zoom: ID 854 4383 7014

Facebook Live, ingresando a la página de Facebook de Vivir Agradecidos.

Si al acceder no encuentras la transmisión en vivo, haz click donde dice «Videos» en el costado izquierdo de la página.

VER FOGONES ANTERIORES: en la sección de VIDEOS.

Intimar con las emociones

Domingo de asombro: Intimar con las emociones

Intimar con las emociones

Las emociones nos conectan con el otro, con nosotros mismos y con el sentido. Aprender a intimar con ellas es aprender a hablar el lenguaje del alma.

Para ver el evento online, haz click aquí.

También por Zoom: ID 891 4521 1561

Facebook Live, ingresando a la página de Facebook de Vivir Agradecidos.

Si al acceder no encuentras la transmisión en vivo, haz click donde dice «Videos» en el costado izquierdo de la página.

VER FOGONES ANTERIORES: en la sección de VIDEOS.

Del duelo a la alabanza

Domingo de asombro: Del duelo a la alabanza

Del duelo a la alabanza

El duelo es un trabajo activo, cuyo resultado final es la belleza. Algunos caminos fecundos para explorar.

Para ver la transmisión en vivo, haz click aquí.

Para participar por zoom, click aquí (ID 886 0608 2139)

También podrás seguir el evento por:
– Facebook Live, ingresando a la página de Facebook de Vivir Agradecidos.
Si al acceder no encuentras la transmisión en vivo, haz click donde dice «Videos» en el costado izquierdo de la página.

VER FOGONES ANTERIORES: en la sección de VIDEOS.

La mirada poética

Domingo de Asombro: La mirada poética

La mirada poética

¿En qué consiste esta forma de mirar el mundo? ¿Es exclusiva de los poetas?

Para ver la transmisión en vivo, haz click aquí.

Para participar por zoom, click aquí (ID 874 4295 8484)

También podrás seguir el evento por:
– Facebook Live, ingresando a la página de Facebook de Vivir Agradecidos.
Si al acceder no encuentras la transmisión en vivo, haz click donde dice «Videos» en el costado izquierdo de la página.

VER FOGONES ANTERIORES: en la sección de VIDEOS.

La pasión como motor

Domingo de Asombro: La pasión como motor

La pasión como motor

¿Qué es la pasión y a qué nos convoca? ¿Todo el mundo la tiene? ¿Se trata de descubrirla, de crearla o de cultivarla?

Para participar, déjanos tu pregunta en los comentarios de esta publicación, o envíanos un mensaje privado en las redes sociales con el título “Un encuentro con Brother David”.

Para ver la transmisión en vivo, haz click aquí.
Para participar por zoom, click aquí (ID 892 2143 3670)

También podrás seguir el evento por:
– Facebook Live, ingresando a la página de Facebook de Vivir Agradecidos.
Si al acceder no encuentras la transmisión en vivo, haz click donde dice «Videos» en el costado izquierdo de la página.

VER FOGONES ANTERIORES: en la sección de VIDEOS.

Magia Mayor

Domingo de Asombro: Magia mayor

Magia Mayor

Los invitamos a un nuevo “Domingo de Asombro”. La realidad externa es, en gran medida, un espejo de nuestra realidad interna. Lo que miramos con consciencia y con asombro se transforma, y nos invita a elegir acciones diferentes. Una invitación a transformar el mundo, cambiando nuestra forma de experimentarlo.

Para poder ver el evento en vivo:
https://www.viviragradecidos.org/en-vivo/

También podrás seguir el evento por:
– Zoom haciendo click en este link: https://us02web.zoom.us/j/88484855930 – ID 884 8485 5930

– Facebook Live, ingresando a la página de Facebook de Vivir Agradecidos: https://www.facebook.com/VivirAgradecidos/

Si al acceder no encuentras la transmisión en vivo, haz click donde dice «Videos» en el costado izquierdo de la página.

VER FOGONES ANTERIORES: en la sección de VIDEOS.

Naturaleza Salvaje Vitalidad

Reencantar el mundo

“La naturaleza no es un lugar a visitar; es nuestro hogar”. Esto dijo el poeta naturalista y activista Gary Snyder. Cabe preguntarse: ¿cómo vuelvo a ese hogar, si vivo en medio de la ciudad y el verde más cercano es la plaza con bancos de cemento a diez cuadras de mi casa? ¿Cómo vuelvo a ese hogar si apenas avisto el mar o las montañas una vez al año, en mis vacaciones? ¿Cómo vuelvo a ese hogar si mis obligaciones me tienen corriendo de un lado para otro, y ni atisbo a mirar el cielo?

En este taller de cuatro encuentros, veremos: cómo encontrarnos con la naturaleza que está, ahí, todo el tiempo, donde estamos nosotros; cómo interactuar con ella, entendiéndola. como el teólogo Thomas Berry, como un sujeto, y no una colección de objetos; cómo despertar a la vitalidad que aguarda en nuestro olvidado yo salvaje, y en el reencuentro con la materia.

Cuatro encuentros, cuatro opciones de días y horarios:

Martes, a las 18.30, en Las Cañitas / Miércoles, a las 10, en Don Torcuato / Viernes, a las 16, en Florida / Sábados, a las 16, en Belgrano.

Retribución por el curso: $ 2000 / Inscripción: info@fabianafondevila.com

No vinimos al mundo para tolerarlo, o para trascenderlo, sino para amarlo. ¿Por qué no empezar hoy?

El llamado del otoño

Miriam Pösz

“Ya está, no hay nada que hacer, llegó el otoño”, dice mi hija, con cara de fatalidad. Hace rato que las señales están, aunque el termómetro simule un verano eterno: hojas que se sueltan de las ramas y flotan hacia el suelo, como ideas sueltas que nadie recogerá. Noches que erizan la piel. El casi imperceptible declinar de la luz.
Hay quienes aman el frío y sus rituales. Hay quienes celebran el cambio; el repentino quiebre en la monotonía. Pero casi nadie escapa a una faceta de la estación que comienza: el otoño tiene aroma a crepúsculo, a declive, a merma, a ocaso. No hace falta ser un alma melancólica para sentirlo. El repliegue de la savia hacia la tierra, la clorofila que retrocede, dando lugar al amarillo de los arces y los fresnos, al carmín y el púrpura de los robles y los liquidámbar. La paleta del otoño, que se refleja en el paisaje, en las frutas y hortalizas, y también en nuestro ánimo.
Mientras el mundo es verde, es fácil sentir que la pujanza es ley, que todo impulso tiende a su máxima expresión. Como el pasto y los yuyos, en el verano nuestras energías ascienden y eclosionan en dirección al sol. Pero cuando la luz y el verde se retiran, de pronto recordamos: no éramos eternos, invencibles, todopoderosos. El brillo de la vivacidad era prestado.
Según la medicina china, el otoño es la estación del duelo. La energía se centra en los pulmones y puede traer tos, congestión, lágrimas. También del intestino grueso, que es órgano de filtrado (ayuda a discriminar y dejar ir lo que no nos sirve). No es casual que, en inglés, el nombre de esta estación sea fall (caída). Para quienes tengan pérdidas recientes, o lleven en el corazón heridas grandes, es posible que las penas se reactiven por estos días, como se hacen sentir los huesos en días de humedad.
Pero aún sin que medien duelos personales, la tristeza nunca está del todo lejos de quien está prestando atención. La lenta agonía del planeta, y nuestra indolencia para frenarla. La verdad esencial de que cada vínculo, cada logro, cada nuevo comienzo, trae en su seno la semilla de su declinación. En tiempos de luz, es fácil olvidarlo. “Perdemos tanta energía tratando de encubrir lo que somos, cuando detrás de cada actitud está el deseo de ser amados, detrás de cada enojo hay una herida que busca ser sanada, y debajo de cada tristeza está el temor de que no alcance el tiempo”, dice el autor y poeta Mark Nepo.
El otoño no nos llama a regodearnos en la pena, sino a escuchar la invitación de la tristeza: soltar, para rejuvenecernos. ¿Soltar qué? Lo que nos sobra, lo que nos queda chico, lo que ya no vive, lo que nos pesa. Podemos hacerlo sin miedo, a sabiendas de que lo que realmente importa vivirá de todos modos, por mucho que lo soltemos. “El verdadero adulto humano entrega todo por aquello que no puede perderse”, declara otra poeta, Jennifer Welwood. Paradójicamente, el acto de soltar, de dejar de resistirnos a lo inevitable, nos da fuerza para librar las batallas que sí valen la pena: paliar los sufrimientos evitables, combatir los atropellos, cuidar de nuestro prodigioso hogar, y todos sus integrantes.
¿Qué hacer, entonces, con el frío que llega? Sacar las lanas del placard, poner a calentar la pava, abrigarnos con palabras sinceras. Respirar hondo, aflojarnos la ropa, hacer silencio. Y ver qué podemos entregar a la tierra hoy, junto con las hojas secas. Quizás sea la inercia, la inacción, las ganas de mirar para otro lado. Quizás sea un cúmulo de penas reprimidas. Quizás la misma tristeza que riega la tierra, la ayude a renacer.

Fabiana Fondevila

El héroe interior

El héroe interior

¿Qué potencias aguardan ser descubiertas?

Cualquier cosa o cualquier persona / que no te haga sentir vivo // te queda chica.
David Whyte

Cada ser humano es una expresión única del desbordante genio creativo de la vida. Los problemas urgentes que atraviesa el planeta, y con él, la raza humana, requieren que esa expresión única se plasme, hoy, para provecho de todos. Pero a la vez, es solo cuando exploramos nuestros dones y los compartimos con el mundo que estos alcanzan su máxima pujanza.

“No logras el poder de tu visión hasta que lo despliegas en el mundo ante los otros”, dijo el líder Sioux Black Elk. En esa entrega se revela, misteriosamente, que había en nosotros una visión, y que esa visión pedía plasmarse en acciones concretas y cotidianas, que a la larga dan forma a una misión. A esa antigua alquimia nos abocaremos.

Síntesis del programa:

Ampliar las fronteras del yo. ¿Quiénes somos, en verdad?
Resignificar la vocación. ¿Conocemos y actualizamos nuestro propósito?
Reencantar el mundo. ¿Cuánta intimidad tenemos con la tierra?
Habitar lo invisible. ¿Qué mundos nos habitan?
Descubrir el propio mito. ¿Qué historia estamos contando?
Ser el cambio. ¿Cuáles son los arquetipos de la transformación?
Aprender a pertenecer. ¿Cuál es mi lugar en la tribu?
Animarse a liderar. ¿Cómo quiero que sea mi reino?
Encarnar al héroe interior. ¿Qué dones elijo nutrir, amplificar, desplegar?

Modalidad: duración anual (de marzo a diciembre), cursada semanal.

Opciones de días, horas y locaciones:

Martes, de 18.30 a 20.30, en Palermo.
Miércoles, de 10 a 12, Don Torcuato.
Viernes, de 16 a 18, en Florida.
Sábados, de 16 a 19, en Belgrano.

Es posible sumarse con el curso iniciado!

Retribución: $ 2200 por módulo/mes.

Informes e inscripción: info@fabianafondevila.com
Por favor, especificar por qué taller se consulta.

Gracias!