Poesía. Primavera

Primavera

Poesía. Primavera
@miriamposz

Los jazmines primero, después los azahares,

las arvejillas, las flores del paraíso.

Una mañana, el crayón lila del jacarandá

hace de la tierra un cielo.

Y entonces las moras, la magnolia,

los fuegos blancos

de la madreselva.

La acacia rosada estrena sus filamentos de seda:

brochas para rubor, peinetas de ninfa.

En la sombra del roble, el zorzal

suelta el canto

que incubó todo el invierno,

el que ensayó en secreto,

una y otra vez,

para este día.

El aire se espesa como melaza,

puro y prometedor:

los tilos abren sus flores.

Fabiana Fondevila

Fotos: Miriam Pösz

Mujeres Valientes

Una para todas

Mujeres Valientes

Se llaman Mujeres Valientes, y ayer festejaron su cuarto año de lucha contra la violencia de género, en el Barrio 21-24, de Barracas.

Se reunieron ante el espanto de varios femicidios ocurridos en el barrio, y encontraron en el trabajo codo a codo coraje, recursos, amistad, y una forma palpable de la esperanza.

No conocen de horarios ni tiempo de descanso, porque las necesidades llaman a cualquier hora. Cuando llegaban noticias de una mujer recibiendo golpes y maltratos, y no recibían ayuda de las autoridades, iban ellas mismas, la sacaban, la alojaban en sus propias casas, y la ayudaban a conseguir un subsidio para poder alquilar.

Mujeres Valientes

Así se tejieron lazos entrañables, que hicieron que el jueves, en el festejo, no hubiera un ojo seco en toda la ceremonia.

Claudia Mabel Torales, fundadora de Mujeres, se paró en lo que supo ser el living de su casa (antes de donarlo para la causa), engalanado con globos rosas y violetas, y carteles alusivos (“Si duele, no es amor”) y procedió a entregar ramos de flores a cada una de las organizaciones que les dieron una mano en el año que cierra. Luego Mónica Molinas, recibió su propio galardón, por su esfuerzo sin tregua para conseguir vacunas, recetas y medicamentos para todo quien lo necesitara, aunque cuando ella misma peleaba contra un cáncer.

Mujeres Valientes

Luego fueron pasando, una por una, y cada cual recibió una plantita con maceta artesanal, elaborada por Mónica. Pero además de la plantita, a medida que pasaban las anfitrionas iban nombrando, como en una plegaria, los dones y fortalezas de cada una. “Porque se pasó meses preparando ensalada de frutas, para que otra compañera recupera el carrito que le robaron y pudiera trabajar… Porque perdió a un gran compañero por Covid, pero no se rinde y lucha por sus hijos… Porque se ocupa siempre de llevarle ayuda una compañera que no puede venir… Porque está siempre para ayudar a todas”.

Hubo un video con hitos del año y muchas sonrisas. Hubo juegos. Hubo comida de sobra. Y hubo una emoción que hablaba más que mil palabras. “Todas me dan orgullo y motivación. Y aprendizaje: cada día aprendo muchísimo de ellas”, dice Claudia, mujer valiente, en su casa que ya es de todas.

Para colaborar con esta tarea de coraje y amor, contactar a Claudia a este número: +54 9 11 3086-5022

¡Muchas gracias!

Terry Patten

Vivir y morir de la mano del asombro

Terry Patten, octubre 2020

Conocía a Terry Patten, amado autor, mentor y maestro para tantos, y no lo conocía.

Inspirada por la claridad de sus enseñanzas, su honestidad y su corazón casi translúcido, me acerqué a él varias veces a lo largo de los años. Primero una entrevista, luego una consulta sobre esto o aquello, propuestas de iniciativas espirituales de uno u otro tipo. Por último, la calidez del diálogo me envalentonó a pedirle el regalo de sus palabras en mi libro, y esto, también, accedió con la gracia de siempre. 

Disfruté de sus charlas; amé su último libro (“A New Republic of the Heart. An ethos for revolutionaries”); le propuse traducirlo al español, aceptó encantado; seguí con interés el experimento de cambio social que emprendió en el 2019, mientras yo intentaba el propio, a un continente de distancia. 

¿Por qué digo, entonces, que no lo conocía?

Porque a veces, el carácter más profundo de una persona emerge cuando la vida nos pone contra la pared, en una situación de todo o nada, como el diagnóstico de cáncer terminal al que se enfrentó en el día en que cumplió 70 años, el 1ro de abril de este año. 

No me sorprendió que compartiera la noticia sin medias tintas. Tranquilizó a su comunidad, asegurando que haría todo lo posible por sanarse, y seguir disfrutando del mundo y las personas que tanto amaba; compartió una sorpresa: el cese inmediato de su sensación  histórica de “no estar haciendo suficiente” (se escuchó pensar: “Si es así, si te queda poco tiempo, está bien, podés irte, hiciste un buen trabajo”). Con la misma frescura declaró que no pensaba pasarse el tiempo que le restara peleándose con su sino, y perdiéndose de vivir con asombro y gratitud cada momento.

Pasaron las semanas y los meses, y todo intento de la medicina convencional (que, de entrada, le había prometido poco) resultó infructuoso. Cuando decidió detener esos tratamientos, se sintió liberado para abrazar su vida tal y como era. Al principio, los informes llegaban en primera persona; con el agravamiento, quedaron a cargo de Deborah, su ex esposa y gran amiga. 

En las últimas semanas, junto a algunos amigos (también maestros espirituales), Terry ofreció una serie de cuatro encuentros, apropiadamente titulados “Iluminando cada oscuridad”, centrada en una mirada espiritual del vínculo con la mortalidad personal y colectiva. Como tantos, Terry proclamaba la necesidad de dar un giro radical en nuestra forma de vivir en el planeta, antes de que fuera demasiado. Su diagnóstico le dio la oportunidad de abocarse a este dilema con una comprensión nueva. 

Uno de los últimos encuentros, en el que dialogó con su amigo Craig Hamilton, lo mostró lúcido, todavía enérgico, y con una habilidad conmovedora de describir y compartir los muchos aprendizajes que trajo su incursión repentina en la impermanencia.

Comparto algunos fragmentos:  

“Al principio, leyendo sobre los viajes de otras personas con cáncer, me encontré con muchas referencias a  “a dar batalla contra el cáncer”. Enseguida supe que esa no sería mi verdad, ese ‘ego de Terry’ luchando a brazo partido contra la realidad. Convertirlo en un esfuerzo lo vuelve algo en lo que puedo tener éxito o fracasar, alista las motivaciones y los miedos más egoicos, y crea una relación equivocada con la maravilla de todo el proceso.”

“He descubierto que cada momento presenta un reto diferente. En algunos momentos se trata de hacer espacio para la incomodidad de los tratamientos y tratar de sostener la conexión con ese contexto más grande, más amplio. Y en otros momentos me siento tan vivo, tan despierto, que casi diría que es el momento más feliz de mi vida.”

“Estar más cerca de las lágrimas ha sido la medida de mi arraigo. Son lágrimas de dolor y de gratitud, y casi no se distinguen. Es un corazón roto, sí, pero también (haciendo un juego de palabras)… ¡alegre! Hay un poder ahí, curiosamente. No me siento derrumbado en esas lágrimas, me siento más disponible.”

“He estado descubriendo que en muchos momentos invoco, y no sólo casualmente, la sensación de coincidir completamente con la totalidad de la realidad, lo que David Bohm llamó “el movimiento completo”. Todo lo que cualquiera parece hacer, no es realmente separable del proceso total del mundo, y de la afirmación de la vida.”

“Siento que si puedo “morir bien”, abro esa posibilidad a los que siguen, como un color que se suma a la paleta. (…) Quiero ser una fuente de cordura y amor para otras personas, para que ellas también lo sean; que este pulso de bendición pueda reproducirse. Lo sentía así antes de mi diagnóstico de cáncer, pero ahora es como una experiencia sensorial.” 

“Ha sido también un viaje en mi relación conmigo mismo. He logrado conocerme y amarme de nuevas maneras. Atesoro mi contacto con otras personas, por supuesto, pero también me atesoro a mí mismo. Y siento una capacidad creciente de estar presente en las pequeñas cosas. Subo una colina al lado de mi casa como parte de mi rutina matutina, pero en este tiempo no he tenido fuerzas para subirla como antes, he tenido que caminar muy despacio y detenerme a descansar y recuperar el aliento. ¡El aliento! La respiración, que es tan central a mi práctica, tan cercana a mi espíritu.. Y, sin embargo, la práctica consiste en estar realmente en ese pie que está dando ese pequeño paso lentamente, y ese siguiente pie, y esa capacidad de llegar a apreciar realmente las cosas más pequeñas, y no anhelar “esto” o “aquello” extraordinario. Y ni siquiera tengo que pensarlo. Hay una manera de estar con estas lecciones sin palabras. Puedo notar las oportunidades, y participar de una manera más creativa.”

“Hay momentos -minutos- en los que la pesadez de mis síntomas o las cosas que son duras se vuelven más prominentes, y entonces el desafío es cómo volver a la intuición robusta, y bastante estable, de mi identidad real, no separada, llena de amor y felicidad, y esencialmente libre.”

Hace dos días, Terry pidió que lo llevaran al living a bailar (durante la pandemia había invitado a sus vecinos a bailar juntos, a distancia, en la vereda; costumbre que continúa hasta la fecha).

El baile duró instantes, pero dicen que la energía que suscitó fue palpable. Cuenta Deborah: “Por primera vez, desde el diagnóstico, me sentí en profunda paz.” Volvieron al cuarto haciendo un trencito.

Terry murió en su cama a las 5.30 am del sábado 30 de octubre, rodeado por sus amores.

Siguiendo los preceptos de su comunidad espiritual de origen, invitaron a acompañarlo en una vigilia de tres días, destinada a ayudar al alma a soltar el cuerpo, y a emprender su viaje. 

Comparto algunas de las sugerencias, que por cierto parecen provenir de una buena hoja de ruta para cualquier travesía:

Entrar en estado contemplativo / Albergar y expresar bondad, compasión, perdón, conciencia amorosa, buen humor / Conectarse con el vínculo presente, no con el cuerpo que se despide / Soltar cualquier idea de atadura / Confiar en una realidad más grande, ilimitada, que está ahora a cargo / Honrar el proceso, aprender de él, permitir que nos conmueva.

Seré fiel al pedido y no hablaré del espacio que deja vacío, sino de la presencia que perdura.

Así la veo: vital, luminosa, humilde, valiente. Capaz de inspirar revoluciones del corazón. 

F.F.

Terry Patten

Terry Patten: lecciones de vuelo

Quizás no conozcan a Terry. Sus libros más importantes no fueron traducidos al castellano todavía; sólo “Práctica Integral de Vida”, que escribió junto con Ken Wilber y otros autores.

Terry se crió en una inusual comunidad cooperativa, fundada en Illinois después de la Segunda Guerra Mundial, basada en la integración racial, la paz y la justicia. Pasó años como discípulo del maestro espiritual Adi Da Samraj, lideró movimientos ecologistas, formó parte del desarrollo de la Teoría Integral, en California, y ayudó a convertirla en una práctica al alcance de todos. 

En los últimos años, se dedicó a integrar las más profundas intuiciones espirituales con una participación consciente en los desafíos del mundo. Propuso pasar de ser “buscadores” espirituales a ser “practicantes”, haciendo el giro así desde una sensación de carencia a “un arraigo sólido en la realidad subyacente que hace que toda búsqueda sea innecesaria”. Este pasaje parece particularmente urgente para estos tiempos. En sus palabras: “Una práctica que conoce y confía en la realidad de la bondad e integridad esencial, expresa y transmite cordura, aún en medio de la locura”.

De esto habla en su último libro, A New Republic of the Heart. An Ethos for Revolutionaries (Una nueva república del corazón. Una ética para revolucionarios), un verdadero manifiesto espiritual para nuestra era, cuya traducción yo intentaba instrumentar, meses atrás, cuando llegó la noticia. 

El 1ro de abril, al cumplir 70 años, Terry fue internado con dificultades respiratorias, y diagnosticado con un raro cáncer incurable. No tardó en comunicarlo a su comunidad, aclarando que, aunque estaba impactado por la noticia, y haría lo posible por sanar, no dejaba de dar gracias por la belleza inconmensurable de cada momento. 

Así transcurrió su enfermedad, dando charlas, entrevistas, noticias frecuentes de su condición, y de las exploraciones que este nuevo desafío le permitía. Aunque los tratamientos fueron duros, no se desvió mucho de su espíritu celebratorio, que alguna vez lo llevó a decir: “Las cosas están demasiado serias para perder el sentido del humor!”. 

Nunca lo conocí en persona, pero cierta afinidad hizo que lo contactara en numerosas ocasiones: para entrevistas, para proponerle alguna gesta, para pedirle respaldo para diversas causas; la última vez, con pudor y pulso titubeante, para ver si consideraría escribir unas palabras de apoyo para mi propio libro. Cada vez me respondió con una generosidad, y un espíritu de fraternidad, que no olvidaré. 

Del mail que llegó con sus bellas palabras para mi libro (en su versión en inglés), me quedo con el saludo final: “You did good, sister!” (¡Qué bien lo hiciste, hermana!)

Hace unos días, quienes lo acompañan contaban que Terry -internado en su casa, con cuidados paliativos-, pidió música, y que lo ayudaran a levantarse para bailar. Ese baile, dicen, transmitió una paz que no habían sentido desde que este difícil proceso se inició. Por un momento pudieron compartir la aceptación luminosa de Terry, y empezar a reunir el coraje para dejarlo ir.

Hoy nos dicen que duerme; que será un día, dos. No quise esperar a que partiera para contarles de él. Les cuento hoy, para que puedan compartir mundo con él por un ratito, sentir su presencia transparente, y acompañar a quienes lo despedimos con el corazón dolorido y pleno de gratitud. 

Buen cruce del umbral, Terry querido. 

¡Qué bien lo hiciste, hermano!   

mujeres en acción

Mujeres en acción presenta plataforma

En acción contra la violencia de género

Un grupo de mujeres creó una red para brindar asistencia a sus pares que son víctimas de la violencia de género. Más de un centenar de representantes de 6 países de Latinoamérica integran la agrupación que ya dio respuesta a los pedidos de ayuda.

Mujeres en Acción es una organización autoconvocada, nacida a partir del femicidio de Úrsula Bahillo en febrero de este año. Un grupo de mujeres argentinas, que rápidamente se amplió al sumarse compañeras uruguayas, chilenas, mexicanas, peruanas, ecuatorianas, y de otros países latinoamericanos, nos reunimos en torno al dolor y la indignación de ese crimen anunciado, y decidimos hacer algo, más allá de las protestas en las que todas venimos participando desde hace años.

“Partimos de una convicción: que la violencia de género no es mal inevitable sino un acto social, y un atentado contra los derechos humanos. Como toda violencia, prospera en el silencio, en el ocultamiento, en el mirar sin ver”, afirma Fabiana Fondevila, una de las impulsoras de la red.  Y añade: “Nuestra misión es sencilla: convertirnos en ojos y oídos y brazos atentos y disponibles: convertirnos en aliadas”.

Comprendemos, entre todas, unas treintena de profesiones; nuestras edades van desde los 20 hasta los 71; vivimos en grandes ciudades y en pequeños pueblos de distintos países de Latinoamérica. Nos une el deseo de proteger y empoderar a toda mujer que esté sufriendo violencia física, psicológica, sexual o económica en nuestras comunidades, cuya vida esté quizás en peligro, y no tenga red a la que acudir. 

¿Qué ofrece la Red?

  • Atención todos los días de la semana a través de 33 voluntarias formadas en la escucha empática.
  • Un consejo de abogadas, que están disponibles para asesorar y acompañar a mujeres víctimas de violencia de cualquier tipo.
  • Grupos terapéuticos dirigidos por duplas de psicólogas con coaches y counselors.
  • Talleres de oficios diseñados para posibilitar la generación de recursos y la autonomía económica.
  • Un cuento que describe metafóricamente las formas sutiles en que suelen iniciarse las relaciones abusivas, con una guía de preguntas para trabajar en escuelas y otras instituciones.

Contamos con el apoyo de GetBEE, una empresa de servicios digitales creada por mujeres empresarias de distintas nacionalidades (con sede en Dubai), premiada entre las mejores start-ups en Expo Dubai 2020, que nos ofrece en forma gratuita el uso de la plataforma que habitualmente destinan a la comunicación entre empresas y clientes. Esta plataforma permitirá la interacción rápida de las mujeres que requieran asistencia con nuestras voluntarias, así como la posibilidad de realizar videollamadas, sesiones grupales, capacitaciones, seminarios y otros servicios.

Casos atendidos

Desde que comenzamos, sin haber lanzado aún nuestra plataforma, fuimos recibiendo pedidos de ayuda de diversa índole. En Rosario, una de nuestras voluntarias ayudó a una mujer a salir de una situación de violencia y a recibir ayuda terapéutica. En Córdoba, otra voluntaria intervino y ayudó a desarmar un caso de acoso laboral (por asociación de una ex pareja violenta de la víctima con el lugar de trabajo) y una de nuestras abogadas permitió que una mujer de Capital pudiera accionar contra su ex pareja, que se rehusaba a compartir los gastos de manutención de sus hijos. 

Una red regional

La Red de Mujeres en Acción se propone seguir sumando servicios y recursos a medida que surjan las necesidades de asistencia. “Esperamos poder llegar a las mujeres de todos los países que representamos (Argentina, México, Chile, Perú, Uruguay, Ecuador) y más. Pero cualquiera sea la forma en que crezcamos, el foco de nuestra iniciativa será siempre el de la alianza y la asistencia de mujer a mujer, en la lucha contra la violencia de género”, amplía Fondevila.

La Red avanza con la premisa de dar respuesta ahí donde hay mujeres que necesitan ayuda urgente y no saben dónde encontrarla. “Esperamos y confiamos en que las mujeres que puedan tener dificultades para acudir a los canales estatales, o que lo hayan hecho sin encontrar la ayuda que necesitan, no duden en ponerse en contacto con nosotras, y encuentren así una comunidad de acogida y refugio”, afirman las impulsoras de Mujeres en Acción.

Aquí nuestra plataforma: https://mujeresenaccion.com.ar/

Realizaremos una campaña por redes pidiendo a las mujeres que se registren, para que puedan acceder fácilmente a la plataforma en caso de necesitarlo, o para poder alertarnos de mujeres en riesgo. Agradecemos toda ayuda en la difusión!

Para entrevistas:

Fabiana Fondevila: ffonde@gmail.com / +54911 68124444

Paola Varela Ituarte (psicóloga): paovarit1@gmail.com / +543814454672 

Silvina Varalli (abogada): varallisilvina@gmail.com / +5492215851720

El sótano - Curso Ser el Faro

El sótano. Lo mítico, la sombra, lo ancestral.

El sótano - Curso Ser el Faro

¿Qué nos espera en los mundos que yacen bajo la tierra, bajo la superficie del mar, bajo la línea de nuestra consciencia? ¿Qué buscaban los chamanes en sus viajes “al mundo de abajo” y qué podemos encontrar nosotros, si nos atrevemos a visitarlo? ¿Qué fuerzas aguardan en la oscuridad más recóndita? ¿Qué podemos aprender de lo que nunca vemos?


Inscribite!

    Acerca de la esperanza

    Miriam Pösz

    El tipo de esperanza en el que pienso a menudo (especialmente en situaciones especialmente desesperadas, como la cárcel) la entiendo sobre todo como un estado de ánimo, no como un estado del mundo. O tenemos esperanza dentro de nosotros, o no la tenemos. . . La esperanza no es un pronóstico. Es una orientación del espíritu, una orientación del corazón. Trasciende el mundo que se experimenta inmediatamente, y está anclada en algún lugar más allá de sus horizontes. . . . Siento que sus raíces más profundas están en lo trascendental, al igual que las raíces de la responsabilidad humana, aunque por supuesto no puedo -a diferencia de los cristianos, por ejemplo- decir nada sobre lo trascendental. . . .

    “La esperanza, en este sentido profundo y poderoso, no es lo mismo que la alegría de que las cosas vayan bien, o la voluntad de invertir en empresas que evidentemente van a tener un éxito temprano, sino más bien la capacidad de trabajar por algo porque es bueno, no sólo porque tiene posibilidades de éxito. Cuanto más poco prometedora es la situación en la que demostramos esperanza, más profunda es esa esperanza. La esperanza no es lo mismo que el optimismo. No es la convicción de que algo saldrá bien, sino la certeza de que algo tiene sentido, independientemente de cómo resulte. En resumen, creo que la forma más profunda e importante de esperanza, la única que puede mantenernos a flote e impulsarnos a las buenas obras, y la única fuente verdadera de la dimensión impresionante del espíritu humano y de sus esfuerzos, es algo que obtenemos, por así decirlo, “de otra parte”. Es también esta esperanza, sobre todo, la que nos da la fuerza para vivir y para intentar continuamente cosas nuevas, incluso en condiciones que parecen tan desesperadas como las nuestras, aquí y ahora.”

    Vaclav Havel
    (1936-2011)
    Fragmento de “Disturbing the Peace”

    Diferente

    Immo Wegmann

    Me levanté de la cama
    sobre dos fuertes piernas
    Podría haber sido diferente.
    Comí cereal, leche dulce,
    un durazno maduro y
    perfecto. Podría 
    haber sido diferente.  
    Llevé al perro por la colina
    que da al bosque de abedules.
    Toda la mañana hice
    el trabajo que amo.
    Al mediodía me recosté
    con mi marido. Podría 
    haber sido diferente 
    Cenamos juntos
    en una mesa 
    con candelabros de plata
    Podría haber sido diferente.
    Dormí en un cuarto
    con cuadros en las paredes,
    y planifiqué otro día.
    igual que este.
    Pero un día, lo sé, 
    será diferente.

    Jane Kenyon

    Traducción: Fabiana Fondevila

    La revolución de las raíces

    La revolución de las raíces

    La revolución de las raíces
    La revolución de las raíces

    Los primeros brotes pasaron desapercibidos. Magnolia sonrió al verlos subir, enredándose en su tronco, abrazando las ramas bajas. La alegró esta nueva compañía. En la comarca alejada, las únicas visitas eran los zorzales y benteveos que buscaban su sombra, alguna fila de hormigas en busca de alimento, y los escarabajos que, desde hacía milenios, elegían al polen de su especie para libar.

    Al fin, Él se presentó: “Ficus trepador, a su servicio”.
    No aclaró de dónde venía, ni a dónde iba, pero elogió sus flores como cuencos, su corteza suave, su porte delicado y esbelto. “Única en la comarca”, susurró, asomando entre las ramas, y ella se sonrojó.
    Pasaron soles, lunas, tormentas y vendavales. Ficus ascendía lentamente, rodeando las ramas de Magnolia a paso de caracol, envolviéndolas milímetro a milímetro con su tumulto de hojas.
    Una mañana, al despertar, ella lo encontró husmeando entre sus flores. “¡Aroma de los dioses!”, exclamó Él, y pasó a rodear la flor por la cintura. Un círculo, dos, tres, a ritmo de caricia. Con cada giro, los pétalos se inclinaban más hacia su centro, cerrándose a los rayos tibios, a la frescura del aire y a los invisibles tripulantes: insectos, esporas, semillas multicolores, plumas.

    “Por favor”, pidió Magnolia, “no cierres mis flores. Sin ellas no puedo llamar a los escarabajos ni alimentarlos. Si ellos no se alimentan, no puedo viajar por el aire y sembrar vida. Si no puedo sembrar vida, me quedo sola. Por favor, no cierres mis flores”. Ficus pidió disculpas y retrocedió. Siguieron días de silencio y quietud.

    La revolución de las raíces

    La primavera se abría paso en capullos y retoños, en moras que se hinchaban de mieles
    púrpuras, abejas borrachas de polen, crisálidas que eclosionaban en un revoloteo de
    naranjas, turquesas y borravinos. Una tras otra, las flores de Magnolia se abrían. Y con ellas, todo su ser se disponía a impregnar al mundo de dulzura.

    La revolución de las raíces

    Una tarde, Magnolia sintió un movimiento extraño. Miró hacia abajo y vio que Ficus subía por su tronco nuevamente. Pero esta vez no era a paso de caracol, sino de
    lava. Sus brazos se deslizaban cual serpiente de rama en rama, clavando sus raíces en cada rendija de su corteza. A su paso, le enrollaba las hojas lustrosas como
    cucuruchos, y construía una pared verde que no dejaba pasar el aire, el agua ni el sol. Cuando Magnolia salió de su estupor y quiso levantar la voz en protesta, la última de sus flores se cerraba como un puño: no pudo emitir ni un quejido.

    Desde ese día, en la comarca no quedó rastro de Magnolia. En su lugar se alzaba un
    monolito verde, inquietante y sepulcral.
    Los escarabajos rondaban desconcertados. Trazaban círculos alrededor de Magnolia y se preguntaban a dónde se habría ido.
    Dentro del monolito verde, ella desfallecía.

    La revolución de las raíces

    La mañana en que comenzó la lluvia, quedaban apenas unas pocas gotas de su savia.
    Al principio fue una llovizna suave. Para el mediodía, el agua caía a baldazos sobre el suelo de la comarca.
    La lluvia inundó la tierra apisonada a los pies de Magnolia, sacudió sus raíces,
    despertó a su savia. La savia robustecida se montó sobre los hongos mensajeros. Los
    hongos echaron a rodar, sobre su telaraña de filamentos, la preciosa carga.

    La revolución de las raíces

    Mientras la tormenta arreciaba sobre la superficie, la noticia del asedio corrió bajo tierra hasta los cuatro confines. En el este, Acacia destiló su pócima de penas; en el norte, Palmera sintetizó un elixir de furia; en el oeste, Higuera alquimizó el horror en potencia; en el Sur, Tipa tejió una trenza de raíces para portar la medicina.

    La revolución de las raíces

    Antes de que estallara el siguiente trueno, los hongos volvían a Magnolia con su ofrenda. Primero de a gotas y luego a borbotones, se abrieron paso por el tronco los colores: el rojo del coraje, el oro de la confianza, el índigo de la osadía, el verde de la libertad.

    Desde las axilas hasta los dedos, las ramas de Magnolia despertaban. En cada rama, las hojas se desenrollaban como trompos y hacían saltar por el aire a las púas ajenas. Por entre el matorral asomaban pájaros atontados.

    Filas de hormigas retomaban la marcha. Por fin, con un estertor de triunfo, se abrieron las flores. Magnolia se sacudió a Ficus como a un vestido viejo.

    Se podría creer que nada cambió en la comarca desde entonces. La primavera aún sigue
    al invierno, el verano a la primavera, el otoño al verano. Pero para Magnolia, todo es
    nuevo. Los escarabajos libadores ya no llegan con manos vacías: cada uno porta noticias de sus hermanas. Algunos traen flores, otros frutos; en los días festivos, traen trenzas de colores. Hasta el más perezoso ostenta sobre su lomo una ráfaga de buenos deseos.
    Hay tormentas en la comarca, hay sequías. Para Magnolia y sus hermanas, lo que no hay, lo que ya no habrá, es soledad.

    La revolución de las raíces

    Texto: Fabiana Fondevila. Ilustraciones: Maite Oz