Taller de verano. Ciclo de cine. La llegada

La llegada: ¿Qué fronteras puede atravesar el amor?

Talleres de verano “El cine como espejo”: una invitación a pensar y sentir, de la mano de grandes películas de los últimos años.

En este taller nos zambulliremos en la película de ciencia ficción “La llegada” (2016), dirigida por Denis Villeneuve, y basada en el relato “La historia de tu vida”, de Ted Chiang.

Algunos de los temas que exploraremos:

  • Las distintas formas de concebir el tiempo, y sus consecuencias.
  • El rol del lenguaje en nuestra forma de ver, pensar y comprender el mundo.
  • Las razones detrás de nuestras decisiones más esenciales.
  • El poder de la escucha para atravesar fronteras.

Formato: Vía Zoom. Al finalizar, se enviará por mail la filmación y el audio del evento.

Requisito: Ver la película antes de tomar el taller. Está disponible en Netflix y Flow, entre otros canales.

Fecha: Jueves 21 de enero, de 18 a 21 (hora argentina).

Arancel: $ 1000 / U$D 12.

Informes e inscripción: info@fabianafondevila.com

 
 
 
 
 

 

El extraño regalo de mi abuelo

Noah Buscher

Muchas veces, cuando venía a visitarme, mi abuelo me traía un regalo. Nunca eran el tipo de regalos que traían otros, muñecas o libros o peluches. Mis muñecas y peluches hace rato que desaparecieron, pero muchos de los regalos de mi abuelo aún están conmigo.

Una vez me trajo una tacita de papel. Estaba llena de tierra. No me dejaban jugar con tierra. Desilusionada, se lo dije. Sonrió amorosamente. Se dio vuelta, tomó la tetera de mi juego de té y me llevó a la cocina, donde la llenó con agua. Nuevamente en mi cuarto, puso la tacita en la ventana y me dio la tetera. “Si prometes echar un poco de agua en la tacita todos los días, algo puede ocurrir,” me dijo.  

Tenía cuatro años, y mi cuarto estaba en el sexto piso de un edificio de Manhattan. Nada de esto tenía sentido para mí. Lo miré, dudosa. Afirmó con la cabeza, a modo de aliento. “Todos los días, Neshumele.” (N. del T.: Neshumele significa “almita” en idish)

Prometí que lo haría. Al principio, curiosa por ver qué pasaría, no me costó nada cumplir. Pero a medida que pasaban los días y nada cambiaba, se volvió más y más difícil acordarme de echar agua en la taza. Después de una semana, le pregunté a mi abuelo si ya era hora de parar. Sacudiendo la cabeza, repitió: “Todos los días, Neshumele”.

La segunda semana fue todavía más difícil, y me enojé por haber prometido echar agua en la taza. Cuando vino mi abuelo otra vez, quise devolvérsela, pero se rehusó a tomarla, diciendo simplemente: “Todos los días, Neshumele.”

Para la tercera semana, empecé a olvidarme de echar agua a la taza. Muchas veces me acordaba cuando ya estaba en la cama y tenía que levantarme y hacerlo en la oscuridad. Pero no me saltee un solo día. Y una mañana, aparecieron dos hojitas verdes que no habían estado ahí la noche anterior.

Estaba completamente asombrada. Día tras día se fueron volvieron más grandes. No veía el momento de contarle a mi abuelo, segura de que él se asombraría tanto como yo. Pero, por supuesto, no fue así. Con cuidado me explicó que la vida está en todas partes, escondida en los lugares más comunes e insospechados. Yo estaba feliz. “¿Y todo lo que necesita es agua, abuelo?” Acarició dulcemente mi cabeza y dijo: “No, Neshumele. Todo lo que necesita es tu fidelidad”

Esta fue, quizás, mi primera lección sobre el poder del servicio, pero no la comprendí de ese modo en ese momento. Mi abuelo no hubiese usado estas palabras. Hubiese dicho que todos debemos acordarnos de bendecir la vida que nos rodea, y la vida que nos habita. Hubiese dicho que, cuando nos acordamos, podemos bendecir la vida, y podemos reparar el mundo.

Rachel Naomi Remen

De “My grandfather’s blessings. Stories of Strength, Refuge and Belonging” (Riverhead Books)

Traducción: Fabiana Fondevila

Historia de un rito

“Hace muchos años, hubo una aldea en la que vivía un rabino. Cada vez que la aldea pasaba por alguna prueba, los integrantes de la comunidad seguían al rabino hasta cierta parte del bosque, se paraban en torno de cierto árbol, cantaban ciertos rezos y realizaban ciertos gestos. Con eso bastaba. Pasaron los años, el rabino murió. Se produjo una hambruna. Los mayores de la aldea se dirigieron al bosque y buscaron el árbol sagrado. No recordaban los gestos, pero cantaron los rezos. Con eso bastó. Pasaron más años, los miembros de la aldea se dispersaron, y un día aconteció una sequía. Ya no quedaban mayores en la aldea. Los jóvenes recordaban la ceremonia. Solo sabían que, en tiempos difíciles, sus mayores se habían internado en el bosque a cantar y realizar gestos sagrados. Buscaron un árbol, cantaron lo poco que recordaron, hicieron los gestos que les salieron. Con eso bastó.”

Cuento jasídico

Con qué contamos

Orsolya Vékony

Comparto esta cita de la autora norteamericana Anne Lamott, dueña de una espiritualidad humilde y terrenal, llena humor, absurdo y humanidad.

“Es gracioso: cuando era chica, siempre imaginé que los adultos tendrían algún tipo de caja interior llena de herramientas brillantes: el serrucho del discernimiento, el martillo de la sabiduría, el papel de lija de la paciencia. Pero cuando crecí me enteré de que la vida te entrega estas herramientas viejas y oxidadas — la amistad, la oración, la consciencia, la honestidad, y te dicen: ‘Hacé lo que puedas con esto, tendrán que alcanzar’. Y curiosamente, contra todo pronóstico, alcanzan”.

¿Cuáles son las herramientas que estás usando hoy? ¿Alcanzan? ¿Qué otras podrías procurarte?

Taller Fabiana Fondevila - Magia verdadera

Magia verdadera: el poder de la conciencia

Taller Fabiana Fondevila - Magia verdadera

¿Había algo de cierto en las antiguas prácticas mágicas de los alquimistas y los hechiceros? ¿Era pura imaginación y expresión de deseos, o había algo real y verdadero en sus exploraciones?

Varias de estas prácticas han sido investigadas exhaustivamente por la parapsicología y los estudios de la conciencia, con resultados positivos. Si bien la ciencia materialista sigue dándole la espalda a estas exploraciones, numerosos experimentos de telepatía, precognición, telequinesis y otras habilidades extrasensoriales han sido confirmadas una y otra vez. Los experimentos son rigurosos, independientes, y se han replicados con éxito una y otra vez.

Los efectos que revelan los experimentos son débiles, pero innegables. Y con eso alcanza para poner de cabeza nuestra visión de la realidad, del tiempo y del espacio, de la relación mente-cuerpo, de nuestro vínculo con todo lo que existe. Y alcanza también para dar crédito a uno de los preceptos fundamentales de las tradiciones de sabiduría: que existe una realidad invisible, inaccesible a los sentidos, en la que todos estamos inexorablemente unidos. Y que esa realidad, que hoy llamamos “conciencia”, es una condición fundante de todo lo que somos y conocemos.

Uno de los expertos más serios en la investigación de estos fenómenos es Dean Radin, Director de Ciencia del Institute of Noetic Sciences y profesor del California Institute of Integral Studies, y autor de cientos de artículos y varios libros sobre el tema. Su último libro, “Magia verdadera”, da cuenta de las similitudes entre el objeto de estudio de la magia, y las investigaciones y hallazgos de la parapsicología, y tiene el apoyo de dos Premios Nobel y la ex directora de la Asociación de Estadísticas de Estados Unidos.

En el taller que hoy presento, estaremos explorando los dos elementos clave involucrados en el proceso antiguamente conocido como “magia”, y los factores que lo modulan. Pista: no son ni las velas, ni los trajes ceremoniales, ni los símbolos secretos, ni ningún “abracadabra”. Todo eso constituía una apoyatura para generar en la mente el estado óptimo de conexión e inspiración, pero no es ahí dónde la magia ocurría.

Veremos prácticas sencillas, y compatibles con la vida cotidiana, que facilitan el estado ideal para que se produzcan los efectos buscados, solo recurriendo a las capacidades naturales que todos traemos de nacimiento.

Cuándo: Martes 18 y jueves 21, a las 19. Puede tomarse el taller aunque no se pueda asistir en tiempo real, ya que se filma. Se comparte la filmación, el audio y el material escrito.

Formato: online.

Inscripción: info@fabianafondevila.com

Para quienes viven fuera de la Argentina:

https://www.eventbrite.com.ar/e/magia-mayor-el-poder-y-el-misterio-de-la-conciencia-tickets-93926100495

Taller Fabiana Fondevila - Ser el cambio

SER EL CAMBIO. Prácticas para darte a luz

Taller Fabiana Fondevila - Ser el cambio

El cambio no es fácil, ni mágico, ni instantáneo, pero es quizás la señal más certera de que estamos vivos. Vivir una vida intencional es vivir cambiando; no a troche y moche, ni caprichosamente, ni por el mero desafío de cambiar, sino por ir siguiendo el rastro de los propios deseos, y plasmándolos en el mundo.

El pensador, político y luchador pacífico Mahatma Gandhi es recordado por su coherencia profunda. Pero quizás es menos conocida su facilidad para cambiar de opinión y de conductas. Una vez, había llamado a una enorme manifestación de protesta contra las autoridades coloniales del Imperio Británico, cuando le llegaron noticias de que podría haber disturbios. De inmediato suspendió el acto, contra el consejo de sus colaboradores. “Estoy comprometido con la verdad, no con la consistencia”, dijo.

A veces, nuestra forma de actuar denota un inconsciente “compromiso con la consistencia”. En otras palabras, una lealtad con nuestra historia, nuestro pasado, aquellos que siempre creímos ser (o nos dijeron que éramos). Esta lealtad nos mantiene atados a una ficción: la verdad es que nada es fijo en la naturaleza, y nosotros tampoco lo somos. Ni nuestras ideas, ni nuestras preferencias, ni nuestra personalidad permanecen inmutables.

Ahora bien, los cambios que vamos sufriendo son cíclicos, influenciados por circunstancias de todo tipo. A veces nos sumamos las modas y los dictados de las sociedades en las que vivimos; a veces cambiamos con el paso del tiempo, respondiendo a la idea que tenemos de lo que significa envejecer. No siempre elegimos en qué dirección cambiamos, ni ejercemos una decisión libre y soberana.

La propuesta de este curso es recuperar la vocación de ser nosotr@s mism@s, de reconquistar el desparpajo que conocimos de niñ@s para jugar con el mundo y torcerlo de mil y un maneras, por el solo placer de explorarlo y crear. A la vez, haremos el recorrido de la mano del adulto que también somos, eligiendo prácticas y caminos que desborden nuestra paz y alegría sobre el mundo.

El curso anual: una aventura en diez capítulos

Todos los años compartimos, con un grupo de intrépidos exploradores, un curso anual que nos desafía a probar prácticas y experiencias como quien se prueba vestidos. ¿Esto funciona para mí? ¿Esta idea resuena con mis colores y mis texturas? ¿Saca a relucir lo más auténtico de mí? ¿Me ayuda a caminar hacia quien quiero ser?

Probamos las ideas y las prácticas, las adaptamos y dejamos que obren su magia sobre nosotr@s, al calor de una entrañable tribu de almas afines.

Este año nos trae una nueva aventura: abocarnos a descubrir qué deseo aguarda ser descubierto en las profundidades de cada un@, y qué acciones, prácticas y estrategias pueden las justas y apropiadas para plasmar esa pulsión en el mundo.

Recorreremos diez módulos (de marzo hasta diciembre), guiados por sendas cualidades del alma que alimentan y propician el cambio. Como siempre, nos guiarán textos, autores e ideas innovadoras, pero más que nada, el faro será la intuición de cada un@, y la alquimia que se da al zambullirnos hondo en nuestra alma, sin defensas ni distracciones, en amorosa comunidad.

Estos son algunos de los tópicos que desarrollaremos:

El amor en acción. Qué pide el amor de nosotros, y cómo podemos crecer espiritualmente al ponerlo en el centro de nuestros vínculos, y de nuestras vidas.

La creatividad como motor. Habitualmente, nos manejamos con los niveles más superficiales del cambio: cambio a nivel del resultado, y cambio a nivel del proceso. ¿Qué magia se pone en juego cuando nos animamos al cambio a nivel de la identidad?

Los hilos invisibles. Hay emociones y estados mentales -la ansiedad, la auto-exigencia, la desvalorización, el auto-boicot- que obstruyen los caminos del cambio porque nos separan de nuestra fuente de energía y vitalidad. Pero todas ellas traen noticias de pulsiones esenciales, que vale la pena conocer.

El oro interior. La sombra es ese aspecto de nosotros mismos que no podemos o queremos reconocer como propio. Pero al zambullirnos en esas aguas, de la mano de los sueños, las visiones y la inteligencia del inconsciente, nos encontramos con reservas de claridad y energía que ni sabíamos nos habitaban. Hacia allí nos dirigiremos.

Explorar los dones. Coraje, resiliencia, empatía, humor, capacidad de liderazgo, espíritu de equipo, sentido de la justicia, templanza. Heredamos algunos de estas fortalezas de nuestros padres o antepasados, aprendimos otros con nuestras experiencias, y algunos los desarrollamos a puro tesón. Hoy sabemos que descubrir nuestros dones y amplificarlos es uno de los caminos a una vida llena de sentido. ¡Hacia allá vamos!

Las emociones esenciales. Amor, pasión, coraje, esperanza, asombro, gratitud, bondad, compasión. Expansivas por naturaleza, estas emociones son la punta de lanza de la evolución, ya que señalan el camino de auto-descubrimiento que fogonea el Viaje del héroe. Cultivarlas nos recuerda quienes verdaderamente somos.

La llegada es la partida. Así llegaremos al final del viaje, que siempre marca un nuevo comienzo. Y recogeremos las migas del camino recorrido: ¿qué aprendimos? ¿qué conquistamos? ¿qué descubrimos? ¿qué queda por explorar? En esto consistirá la última escala: observar los cambios y novedades, para afianzarlos, hacerlos propios, y seguir camino con herramientas y vistas nuevas.

Algunas de las prácticas que incluiremos:

Meditaciones, arteterapia, escritura, reflexión, diálogo profundo, trabajo en díadas y en en grupos, contemplación e intimidad con la naturaleza.

Aquí, algunos testimonios de alumn@s que participaron de cursos anteriores. Todos ellos son hoy amig@s entrañables, y compañer@s de camino.

“Espacio mágico e inspirador, desde donde es posible repensar y sentir lo sagrado de la experiencia.” Silvina Aidenbaum

“Los talleres de Fabi están llenos de diversión, encuentros, autoconocimiento, sabiduría, tés de yuyos, apertura del corazón y, de vez en cuando, un atisbo que nos devuelve a la alegría de estar vivos.” Ana Battaglia

“Un espacio donde puedo pensarme y pensar la vida de nuevo, o una vez más, desde otros ángulos; escuchar y ser escuchada, donde me siento mirada con buenos ojos, donde mi alma se puede desplegar sin miedo.” Inés Garland

“Un espacio donde habitar nuestro Ser se convierte en una de las experiencias más maravillosas.” Andrea Genisetto

“Cruzarme con Fabiana me ayudó a ponerle intención a lo cotidiano -la naturaleza, los vínculos, el día a día, el arte, los ritos, los sueños, la sombra, la alquimia- para conectar con lo sagrado desde mi humanidad más absoluta.” Paula Cardeneau

¡Que el 2020 sea el año de tu transformación!

Formato: Hoy, temporariamente, virtual. Las clases se filman y comparten, junto con el material escrito, de modo que la clase puede verse cuando resulte más conveniente. También se puede reponer un encuentro en otro horario.

Frecuencia: semanal.

Opciones de día y hora: Miércoles, a las 10, o a las 19 / Viernes, a las 17 / Sábado, a las 17.

Retribución: $ 2500 por mes / U$D 45.

Inscripción y consultas: info@fabianafondevila.com

Aquí, dos testimonios de quienes tomaron cursos online este verano:

“Aprendí a honrar la vida y sus procesos, el mío propio en especial. A celebrar lo simple, sencillo y sutil de cada instante, a percibir la Naturaleza que está dentro mío y a mi alrededor, a sacralizar lo cotidiano. A re-significar los vínculos, a encontrar gente maravillosa, almas afines, encantadoras, con quienes compartir estas vivencias. Y por sobre todo, aprendí a desplegar y abrir el corazón, cultivando y dando espacio a esas emociones esenciales que nos conectan con nuestra hondura más profunda… La radiancia de Fabi inspira, contagia y envuelve, y es un privilegio y un regalo que atesoro en mi corazón.” Sonia Dussel

“Maravillosa la experiencia de compartir este camino de búsqueda y encuentro con uno mismo. (Los talleres) me ayudaron a conocer a una Lía real, que estaba muy escondida. Gracias de corazón!” Lía Carlini

“Hermoso empezar el año con una experiencia tan interesante de la mano, la mente y el corazón de Fabi. Con mucha amabilidad, gratitud, profesionalismo, dulzura y capacidad nos fue ayudando a diseñar el año de nuestras vidas 2020. Y aprendí (lo intento), a empezar antes de estar lista. ¡Sí, como escucharon! El formato online que se utiliza en el taller es fantástico, divertido, cómodo, cálido ( a pesar de la pantalla Fabi la traspasa y entra al lugar donde estés con sus palabras, dinámica, ternura y calma. Si tenés la posibilidad de hacerlo, no lo dudes.” Sessé Tiraboschi

Sessé Tiraboschi

Viaje al asombro: taller presencial

Si te gustó el libro, si te inspiró, si te dio ganas de recorrer el mapa de nueve estaciones, con sus luces y sus sombras, sus prácticas y sus descubrimientos, esta es tu oportunidad de ponerle el cuerpo!

En este taller quincenal, iremos desgranando una a una las prácticas de reconexión con la naturaleza, con los sentidos, con nuestros amados, con los ritos y ceremonias que honran nuestros pasajes, con el bosque secreto de nuestra imaginación, con las historias que nos contamos (las viejas, las nuevas y las que quieren nacer), con las zonas oscuras que buscan la luz, con la serenidad de nuestro espíritu, con la potencia de nuestro corazón.

Los encuentros serán unitarios. Podrán tomarse sueltos, aunque entre ellos se teja una rica telaraña que da cuenta del todo.

Días: dos domingos al mes, de 17 a 20, en Belgrano. El primer encuentro es el domingo 4 de agosto.

No se requiere experiencia previa de ningún tipo. Si todavía no leíste el libro, podés participar igual, e ir leyéndolo mientras explorás las prácticas en comunidad.

Para reservar tu lugar, por favor escribí a info@fabianafondevila.com. Por dudas o consultas, podés comunicarte al 156 812-4444.

Todos bienvenid@s!

Jalá, o pan trenzado judío.

Pan de masa madre
Ungüentos todo propósito
Elíxires herbales para el sueño y otras magias, y pretzels (lo que queda de ellos).