Una para todas

Mujeres Valientes

Se llaman Mujeres Valientes, y ayer festejaron su cuarto año de lucha contra la violencia de género, en el Barrio 21-24, de Barracas.

Se reunieron ante el espanto de varios femicidios ocurridos en el barrio, y encontraron en el trabajo codo a codo coraje, recursos, amistad, y una forma palpable de la esperanza.

No conocen de horarios ni tiempo de descanso, porque las necesidades llaman a cualquier hora. Cuando llegaban noticias de una mujer recibiendo golpes y maltratos, y no recibían ayuda de las autoridades, iban ellas mismas, la sacaban, la alojaban en sus propias casas, y la ayudaban a conseguir un subsidio para poder alquilar.

Mujeres Valientes

Así se tejieron lazos entrañables, que hicieron que el jueves, en el festejo, no hubiera un ojo seco en toda la ceremonia.

Claudia Mabel Torales, fundadora de Mujeres, se paró en lo que supo ser el living de su casa (antes de donarlo para la causa), engalanado con globos rosas y violetas, y carteles alusivos (“Si duele, no es amor”) y procedió a entregar ramos de flores a cada una de las organizaciones que les dieron una mano en el año que cierra. Luego Mónica Molinas, recibió su propio galardón, por su esfuerzo sin tregua para conseguir vacunas, recetas y medicamentos para todo quien lo necesitara, aunque cuando ella misma peleaba contra un cáncer.

Mujeres Valientes

Luego fueron pasando, una por una, y cada cual recibió una plantita con maceta artesanal, elaborada por Mónica. Pero además de la plantita, a medida que pasaban las anfitrionas iban nombrando, como en una plegaria, los dones y fortalezas de cada una. “Porque se pasó meses preparando ensalada de frutas, para que otra compañera recupera el carrito que le robaron y pudiera trabajar… Porque perdió a un gran compañero por Covid, pero no se rinde y lucha por sus hijos… Porque se ocupa siempre de llevarle ayuda una compañera que no puede venir… Porque está siempre para ayudar a todas”.

Hubo un video con hitos del año y muchas sonrisas. Hubo juegos. Hubo comida de sobra. Y hubo una emoción que hablaba más que mil palabras. “Todas me dan orgullo y motivación. Y aprendizaje: cada día aprendo muchísimo de ellas”, dice Claudia, mujer valiente, en su casa que ya es de todas.

Para colaborar con esta tarea de coraje y amor, contactar a Claudia a este número: +54 9 11 3086-5022

¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *