La casa de huéspedes

Miriam Pösz

Esto de ser humano es como administrar una casa de huéspedes.
Cada mañana, un nuevo arribo.

Una felicidad, una depresión, una maldad,
algún momento pasajero de consciencia
se aproxima como un visitante inesperado.

¡Dales la bienvenida y acógelos a todos!
Aunque sea un grupo penoso
que desvalija tu casa por completo,
trata a cada huésped honorablemente,
ya que podría estar haciendo espacio
para alguna nueva delicia.

El pensamiento oscuro, la vergüenza, la malicia,
recíbelos en tu puerta sonriendo,
e invítalos a pasar.

Agradece a todos quienes vengan,
porque cada uno ha sido enviado
como un guía del más allá.

Jalaluddin Rumi

Traducción del inglés: Fabiana Fondevila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *