La alegría no está hecha para ser una migaja

Si de pronto, inesperadamente, sentís alegría, no dudes.
Entrégate a ella.
Hay muchas vidas y pueblos enteros destruidos, o a punto de serlo.
No somos sabios, y pocas veces somos bondadosos.
Igual, la vida tiene aún algunas posibilidades.
Quizás esta sea su forma de luchar,
que algunas veces pase algo mejor que todas las riquezas y que todo el poder en el mundo.
Puede ser cualquier cosa,
pero seguramente lo notarás en el instante en el que el amor comienza.
Al menos, es lo más habitual.
De todos modos, no temas a su abundancia.
La alegría no está hecha para ser una migaja.

Mary Oliver

Traducción: Fabiana Fondevila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *